Blog

Cuáles son los principales tipos de gastos de una empresa

Conocer con precisión los tipos de gastos es fundamental para cualquier negocio, ya que permite organizar la contabilidad de manera adecuada, adquiriendo un control total sobre la salida de capital en la empresa. Para tener una mejor perspectiva sobre este tema, abordaremos los distintos tipos de gastos a los que se enfrentan día a día las empresas.


Tipos de gastos en una empresa

Las empresas, independientemente de su sector y de las actividades que desarrollan, se enfrentan a diferentes tipos de gastos en su día a día. Desde los gastos deducibles hasta las dietas por viaje, todo gasto puede categorizarse en función de su procedencia:

  • De producción. Provienen de cualquier etapa del proceso productivo de la empresa, desde la compra de materias primas hasta el mantenimiento y las reparaciones.
  • De distribución. Están relacionados con la distribución y entrega de los productos, pasando por todo el proceso logístico necesario para ello.
  • De ventas. Se asocian con todas las acciones comerciales destinadas a publicitar, posicionar y vender el producto.
  • De administración. Son necesarios para mantener una base estable y funcional en la empresa: servicios básicos, papelería, pago de salarios, internet, mobiliario para la oficina…
  • De finanzas. Los gastos financieros se relacionan con todas las actividades contables y financieras que desarrolla la empresa (préstamos, créditos, intereses, impuestos…).

También podemos seguir la clasificación tradicional de gastos, la cual facilita la ubicación de muchos costes, como pueden ser los gastos viáticos. Esta se divide en cuatro tipos fundamentales: fijos, variables, directos e indirectos.


Gastos fijos

Son todos los gastos que no se pueden evitar, es decir, aquello que debe pagarse se realice o no la actividad comercial. Son gastos muy importantes en toda empresa, especialmente en pymes: alquiler del local, electricidad, agua, seguros obligatorios e impuestos.


Gastos variables

Aquí englobamos todos los gastos que varían en función de distintas situaciones y condiciones, generalmente relacionadas con las actividades comerciales que lleva a cabo la empresa. La compra de materias primas es el gasto variable más común, pero podemos elaborar un pequeño listado orientativo para conocer aquellos gastos (habituales en muchos negocios) que se consideran variables:

  • Material de papelería para la oficina (papel, bolígrafos, lápices, estanterías, archivadores…).
  • Gastos de logística, distribución y transporte.
  • Productos destinados al mantenimiento y la reparación de maquinaria y equipos.
  • Gastos de viaje y desplazamientos.
  • Alquiler de equipos, maquinaria o locales de forma puntual.
  • Inversiones en marketing y publicidad.


Gastos directos

Representan todos los gastos que tienen una relación directa con la elaboración del producto o la prestación del servicio. Generalmente, los principales gastos directos de una empresa están relacionados con la materia prima y la mano de obra necesaria para llevar a cabo la tarea en cuestión. Cuanto mayor sea el volumen de producción y venta de la empresa, más cuantiosos serán los gastos directos.


Gastos indirectos

A diferencia de los directos, los gastos indirectos no tienen una relación directa con la prestación de servicios o la producción y venta del producto, por lo que una variación en el volumen de producción no afecta a la cantidad de gastos indirectos. Algunos ejemplos de este gasto es el coste del alquiler de la oficina o local, o la electricidad consumida durante un cierto periodo de tiempo.


Cómo controlar los gastos en tu empresa

En función de las dimensiones del negocio y las actividades desarrolladas por parte de la empresa, realizar un efectivo control de todos estos gastos puede llegar a tener un nivel de complejidad bastante significativo. Por ello, es imprescindible ejecutar ciertas acciones y emplear herramientas útiles para que los gastos de tu negocio puedan manejarse de la mejor manera posible en todo momento.

La digitalización de gastos es una de las mejores soluciones para este tipo de gestiones, ya que permite trasladar todos los gastos al plano digital, de una forma estructurada, intuitiva y organizada. Además, la automatización de procesos como la conciliación bancaria supondrá un gran ahorro en materia de tiempo y dinero, puesto que podrás destinar recursos fundamentales a otras áreas o procesos.

El control de gastos digital garantiza seguridad y tranquilidad a la empresa, puesto que se reduce significativamente el riesgo a perder posibles documentos, notas de gasto o informes, y su accesibilidad es prácticamente instantánea. En cambio, si se guarda toda la documentación en físico, se puede llegar a acumular en grandes cantidades, aumentando el riesgo de pérdida y dificultando su organización.

 

Por todos los factores comentados anteriormente, optar por la solución de digitalización y control de gastos de Sabbatic es la mejor opción de cara a llevar un control integral y profesional de los gastos de tu empresa. Solicita una demostración gratuita y comprueba todas las ventajas que tiene para tu empresa.