Blog

Contabilidad de ingresos y gastos: el pulso de la salud financiera de tu empresa

Uno de los factores que determinan el éxito o fracaso de una empresa es el control de las finanzas. La contabilidad de ingresos y gastos es una de las herramientas clave para conocer la salud financiera de tu empresa, para saber si estás ganando o perdiendo dinero y cuál es el escenario en el que te mueves. 

En este documento contable se reflejan las entradas y salidas de dinero y así se puede comprobar de un vistazo la situación económica de la empresa. Lo ideal es realizar el balance de ingresos y gastos de forma mensual, después cada trimestre y, finalmente, realizar un balance anual. La digitalización de este tipo de procesos es la mejor solución para ser más eficaces y precisos en la gestión.  

Es posible que en algún balance mensual encuentres pérdidas, puede ser consecuencia de algún imprevisto o situación puntual. Y al contrario, generar ingresos no quiere decir necesariamente que tu empresa goce de una buena salud financiera. 

A lo largo del ejercicio económico se recogen muchos datos contables que son los que hay que analizar y evaluar y que sirven de referencia para tener una imagen objetiva de la situación de la compañía. 

Para tomar el pulso de la salud financiera de la empresa también es necesario evaluar distintos ratios financieros que nos indican la solvencia, liquidez o rentabilidad.


Ratios financieros o contables imprescindibles

Los ratios financieros los obtenemos tras el análisis contable de las cuentas anuales de la empresa y nos sirven para interpretar la situación económica-financiera. El análisis de los ratios es el método más indicado para analizar la salud financiera de la empresa.


Ratio de rentabilidad económica

Mide la capacidad del activo de generar beneficio, independientemente de las fuentes de financiación de la empresa. El beneficio que los activos han generado por cada euro invertido en la empresa. La fórmula para calcularlo es:

RAI = Resultado Antes de Intereses e impuestos / Activo Total

 


Ratio de rentabilidad financiera

Mide la capacidad de la empresa para remunerar a sus accionistas. Relaciona el beneficio económico con los recursos necesarios para obtenerlo. La fórmula para calcularlo es:

ROE = Beneficio neto después de impuestos / Fondos propios

 


Ratio de tesorería

Mide la capacidad de solvencia de una empresa en el día a día, porque incluye entre los elementos activos sólo aquéllos que ya son disponibles o que están en la última fase del ciclo de explotación para convertirse en efectivo. La fórmula para calcularlo es:

RT = Activo disponible + Realizable / Pasivo corriente

 


Ratio de liquidez

Relaciona el volumen de activos corrientes y las deudas a corto plazo (se suele hablar de corto plazo en periodos inferiores al año). Generalmente, se considera que una empresa presenta estabilidad financiera si la diferencia entre ambas magnitudes es positiva. La fórmula para calcularlo es:

Ratio de liquidez = Activo Corriente / Pasivo Corriente

 


Ratio de solvencia

Mide la capacidad de una empresa para hacer frente a sus deudas si necesita responder con sus activos. La fórmula para calcularlo es:

Ratio de solvencia = Activo / Pasivo


Ratio de autonomía financiera (RAF)

Mide la independencia financiera de la empresa y trata de saber cuál es el nivel óptimo de endeudamiento. La fórmula para calcularlo es:

RAF = Recursos propios netos / Recursos ajenos