Blog

Umbral de rentabilidad: Qué es y cómo se calcula

Uno de los aspectos fundamentales que una empresa debe conocer es cómo y cuándo empezará a dar beneficio. Este dato nos dirá si un negocio es rentable. Podemos obtener esta información de una forma sencilla, a través del cálculo del umbral de rentabilidad, como vamos a ver a continuación.


Qué es el umbral de rentabilidad o punto muerto

El umbral de rentabilidad o Break Even Point en inglés hace referencia al momento en el que los ingresos totales y los costes totales de un negocio son iguales. Por tanto, es el momento en el que un negocio deja de perder dinero.

Es importante conocerlo, ya que es el momento en que una actividad empieza a generar beneficios y es capaz de mantenerse por sí misma.

También es una información clave para los inversores porque forma parte del proceso de evaluación de riesgos.

El resultado del cálculo del umbral de rentabilidad o punto muerto se expresa con el número de unidades que es necesario vender para cubrir los costes fijos y variables de una empresa y empezar a obtener beneficios.


Factores que afectan al umbral de rentabilidad

Los principales factores que afectan al umbral de rentabilidad son:

  • Costes fijos. Son aquellos gastos que se producen independientemente del volumen de producción o ventas. Este tipo de costes no son dependientes del tiempo y se generan incluso cuando la empresa no está teniendo actividad, como en los periodos de vacaciones. Estos son los principales:
    • Alquiler del local y la oficina.
    • Salarios de los empleados.
    • Seguros obligatorios para la actividad.
    • Impuestos.
    • Amortizaciones.
  • Costes variables. A diferencia de los anteriores, este tipo de gastos aumentan o disminuyen en función del número de productos producidos o las unidades vendidas. Algunos de los costes variables más comunes son:
    • Materias primas necesarias para fabricar los productos.
    • Costes de energía para la producción.
    • Transporte de mercancías.
    • Mano de obra temporal.

    Los costes variables pueden ser proporcionales si aumentan al mismo ritmo que las cantidades producidas o progresivos si su aumento es mayor que el de las ventas. También pueden ser costes variables regresivos si su crecimiento es menor que el de las ventas.

    Puedes controlar estos costes una manera muy sencilla digitalizando tus gastos a través de nuestra APP compatible con AndroidIOS o desde nuestra plataforma web.

Cómo calcular el umbral de rentabilidad

Para poder calcularlo necesitas conocer los siguientes valores:

  • Coste fijo total. Son los gastos que no varían y se mantienen constantes independientemente de la actividad de la empresa. El coste fijo total es la suma de todos estos gastos.
  • Precio de venta unitario. Precio de venta de cada bien o servicio.
  • Coste variable unitario: Estos costes varían en función del volumen de producción. Para calcularlo se dividen los costes variables totales de un producto entre el número de unidades producidas o vendidas.
  • Margen de beneficio unitario. Es la diferencia entre el precio de venta unitario y el coste variable unitario. Es interesante calcularlo para conocer cuánto beneficio nos da la venta de cada producto.

Por lo tanto, la fórmula del punto muerto o umbral de rentabilidad se calcula dividiendo el coste fijo total entre la diferencia entre el precio de venta y el precio de coste unitario, es decir, los costes fijos entre el margen de beneficio por unidad. El resultado indica el número de unidades que es necesario producir para empezar a obtener beneficios.

Veamos un ejemplo de como calcular el margen de beneficio de la fabricación de ruedas para coche. En primer lugar, calcularemos el margen de beneficio por unidad. Si el coste variable es de 250€ y el precio de venta de la rueda es de 375€, el margen de beneficio es de 125€. Suponiendo que los costes fijos mensuales para la producción de esa rueda sean de 15.000 €, dividimos 15.000/125= 120 ruedas serán necesarias para alcanzar el umbral de rentabilidad. A partir de la rueda número 121 la empresa obtendrá un beneficio de 125€ por unidad.

Es posible representar gráficamente el umbral de rentabilidad o punto de equilibrio dando diferentes valores al punto muerto y obteniendo los ingresos y costes para cada uno de ellos. Los costes fijos se representan como una línea paralela al eje Y, ya que son constantes. Los ingresos y costes variables los representamos en función de sus valores y el punto donde se cortan corresponderá al punto muerto. La zona de la izquierda del punto donde se cortan será cuando la empresa se encuentre en pérdidas, mientras que la de la derecha será cuando los ingresos sean superiores a los gastos y exista un beneficio.