Blog

Qué son las cuentas contables y cómo se clasifican

La contabilidad es un proceso complejo que tiene el objetivo de registrar la actividad financiera de una empresa. Sin duda, la contabilidad es un proceso esencial que, además, permite hacer un seguimiento adecuado de los recursos financieros de los que dispone la entidad; y no solo eso, las empresas están obligadas a la gestión de la contabilidad, de acuerdo con la legislación vigente.

Para hacer un uso eficaz de los recursos contables de la empresa, es indispensable que se conozcan los diferentes tipos de cuentas que se utilizan, tal es el caso de las cuentas contables. A través de estas cuentas, se llevará a cabo un mejor control de gastos, lo que redundará positivamente en el control financiero por parte de la empresa.


Qué son las cuentas contables

Las cuentas contables son un instrumento a través del cual se registrarán todos los movimientos económicos o financieros de una empresa. Así pues, cualquier movimiento contable que se realice en el marco del desarrollo de la actividad económica de la entidad, quedará reflejado en el cuadro de cuentas.

Este tipo de cuentas resultan muy útiles, ya que ofrecen una imagen fiel y detallada de la actividad económica de la empresa, permitiendo controlar mejor los gastos y el debe y haber de la entidad.


Para qué sirven las cuentas contables: sus funciones

A diario, y dentro del desarrollo de su actividad económica, las empresas sufren múltiples movimientos financieros que deben quedar registrados. Es en este contexto en el que las cuentas contables resultan de gran utilidad.

Las cuentas contables tienen la función principal de registrar los movimientos financieros que se llevan a cabo en la empresa, además de registrar la evolución de los pasivos, activos, gastos, ingresos y patrimonio de la entidad. Así pues, las funciones que cumplen las cuentas contables son las siguientes:

  • Registro de los movimientos financieros de una empresa.
  • Registro de la evolución y de los cambios que sufren el activo, pasivo, gastos, ingresos y patrimonio de la entidad.
  • Cumplen con una función de valoración, ya que muestran la cuantía de cada uno de los movimientos financieros de la empresa.
  • Clasifican las transacciones y las registran por orden cronológico. De esta forma, clasifican y agrupan los movimientos financieros de la empresa, lo que hace más sencillo su análisis, valoración e inspección por los contables o accidentes de la empresa o por la Agencia Tributaria.
  • Permiten hacer una mejor gestión de los recursos de los que dispone la empresa, ya que en las cuentas contables se plasman todos los movimientos económicos de una entidad. Esto permite, además, detectar en qué se gasta más dinero y cómo se puede hacer una mejor gestión de estos recursos.

Clasificación de las cuentas contables en un negocio

Es necesario, además de saber en qué consiste una cuenta contable, conocer los principales tipos de cuentas contables que existen. Son los siguientes.


Cuentas reales

Las cuentas reales son aquellas cuentas contables en las que se registra la situación financiera real de la empresa. Está compuesta por las siguientes partidas:

  • Activo: el activo de cualquier entidad está formado por los bienes y derechos de los que es titular la empresa. Pueden ser bienes tangibles o físicos, como la maquinaria de la entidad, o bienes intangibles, como el derecho de crédito de la empresa frente a sus deudores.
  • Pasivo: está formado por las deudas y obligaciones de las que es titular la empresa. Hay dos tipos: el pasivo no corriente, constituido por las deudas y obligaciones a largo plazo; y el pasivo corriente, constituido por las deudas y obligaciones que la empresa deberá cumplir en menos de un año.
  • Patrimonio neto: está constituido por los fondos propios de la empresa, es decir, los beneficios o las reservas que no han sido repartidos. También forman parte del patrimonio neto empresarial las ayudas públicas, legados o donaciones.

Cuentas nominales

Este tipo de cuentas contables son temporales, es decir, existirán durante un ejercicio contable. Gracias a estas cuentas contables, se podrá hacer un registro de los movimientos financieros que ha experimentado la empresa durante un periodo concreto de tiempo, lo que permite conocer los resultados obtenidos por la entidad y compararlos con los resultados obtenidos en ejercicios anteriores.


Cuentas mixtas

Este tipo de cuentas contables son aquellas constituidas por una parte de saldo real y una parte de saldo nominal. No obstante, al cierre del ejercicio económico, en esta cuenta solo se deberá reflejar el saldo real.


Cuentas de orden

Este tipo de cuentas contables son aquellas que tienen como finalidad registrar las transacciones que la empresa experimenta que no afectan al activo, pasivo o patrimonio neto de la entidad.

Sin duda, las cuentas contables son una estupenda herramienta que permitirá a las empresas conocer mejor la situación financiera en que se encuentra, qué resultados se han obtenido y cuáles son los puntos flacos que se han de mejorar. En definitiva, permiten llevar un mejor control financiero.

 

El control y digitalización de gastos se ha convertido en algo indispensable para que las empresas cumplan adecuadamente con sus obligaciones contables y puedan gestionar mejor los recursos de los que disponen. Con los servicios que te ofrecemos en Sabbatic, podrás llevar un exhaustivo control de gastos de tu empresa y evitar posibles errores con la automatización de procesos. Solicita una demostración gratuita y comprueba todas las ventajas.